Sin Escapatoria

/
4 Comentarios

El problema, como decían sus aldeanos, no era que nadie quisiera a nadie, sino que nadie se dejaba querer. Ella lo sabía de sobra, bastaba con quedarse mirando a alguien con cara atontada o percibir un rastro fugaz de encanto idiota en el rostro de quien la mirara para echar a correr de inmediato en la dirección contraria.
Cada vez que el amor se anunciaba a su puerta ella, cual ladrón huyendo de la policía, escapaba por una ventana. Un buen día se la encontró cerrada. No pudo hacer nada.







4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Andoni!! ¡Un abrazote!! ;)

      Eliminar
  2. Qué bueno. La próxima vez (si es que la hay) que prepare una escapatoria alternativa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Javier!! Jajaja, tal vez debió disponer de más de una ventana o dejarlo entrar mientras se escondía tras la puerta para luego escabullirse a sus espaldas, pero sí sabes que no siempre se puede escapar, ¿no? Eso convertiría al amor en algo muy racional. ¡Un abrazote!! ;)

      Eliminar

¡Coméntenos! Claro que mordemos, pero desde aquí no podemos hacerlo.

El mundo ya tiene demasiadas imitaciones. Defienda la originalidad. Con la tecnología de Blogger.