Umbra

/
4 Comentarios

Ojos extraídos para no llorar; las cuencas, vacías. Pánico de que el mirar exteriorice el interior... hueco. Nunca distinguir si hay un agujero negro frente a sí, la oscuridad alrededor o una alcantarilla bajo los pies. “Cuidado con las ratas”, se dice. Todas asquean, incluso las de cuatro patas.
Se siente y se sienta en una cueva. Apesta. La nariz empieza a estorbar, funciona demasiado bien y esa es la irregularidad. Es mutilada con saña, ya no asusta exponer las entrañas. Quizá nadie ve; en verdad, nadie ve. Cree ser habitante de un mundo de sombras, obvia que otrora creó, también, sin ver.
Cinco agujeros en el rostro y el horror de concebir la cama como urna de lo bien que vivifica su cadáver. Pugnan los dedos de la mano siniestra por el anillo del rostro que mejor les luce: el índice y el meñique en los ojos vaciados; el corazón y el anular en la nariz cercenada, y el pulgar en la boca, aún intacta. Inconscientemente un símbolo es invocado: los cuernos del diablo. ¿Existe? No sabe... si aloja el infierno o si el infierno le aloja.
Algo llama. ¿Llamas? Rabia por arrancarse la piel antes de que el fuego lo haga. A gritos tapados los oídos, reventados los tímpanos y las cuerdas vocales, sangra.
Queda la boca, todavía. El martirio. No paz, si... lencio; mas, aun sin voz, está prohibido.






4 comentarios:

  1. Escribo lo mismo que ayer pero veo que no salió, menudos cambios de registro se marca usted, señorita versátil ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja! Gracias, gracias, buen señor. ;)

      Eliminar
  2. El texto es tan libre y tan abierto que da para cualquier posible iterpretación: Una pesadilla, las guerras, el dolor, el miedo, las enfermedades. Y además lo que dice el compañero Javier Barba Garzón... le pegas a todos los registros amiga Fritzy.
    Un texto inquietante, como mínimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no te haya inquietado demasiado... O quizá sí, jaja. Me gusta que dé para varias interpretaciones, así se adecúa a la de cada lector y no nada más a la de quien la escribe. ¡Mil gracias, Tara! ¡Un abrazote! ;)

      Eliminar

¡Coméntenos! Claro que mordemos, pero desde aquí no podemos hacerlo.

El mundo ya tiene demasiadas imitaciones. Defienda la originalidad. Con la tecnología de Blogger.